Valentina Nappi se estaba cambiando en su casa pensando en las muchas ganas de entretenerse con una polla que tiene, y en ese momento ha sido sorprendida por dos ladrones que han entrado de imprevisto y al ver el tremendo cuerpazo que posee no dudan ni por un segundo en querer penetrarla. Y justamente la sorpresa se la llevan los tíos, porque ambos no dudan ni por un instante en follársela al mismo tiempo uno por el culo y el otro por el chocho mientras ella simplemente disfruta la situación, pidiéndoles eso sí toda la leche encima de su boca.