Hay muchas niñas que las matan callando, van con cara de niña buena y pinta de no haber roto nunca un plato y son más guarras que las putas de la carretera. Se dejan