No hay crisis financiera asiática que llegue a preocupar a esta joven japonesa tanto como la falta de pollas en su vida, y por eso ha decidido que al regresar de la escuela esta