Tila Flame no es una de las nuevas actrices del porno, sino una a la que nos hemos acostumbrado a ver follándose mandingos y blancos de la misma forma, sin que le importe demasiado.