Sakura Sena es una religiosa bastante particular, que a lo único que le rinde tributo verdaderamente es a las pollas que se cruzan en su camino, como en esta oportunidad se deja penetrar por