Los probadores de las tiendas están pensados para ponerse ropa pero, ¿por qué no también para quitársela?. Eso es lo que parece pensar esta bellísima chica alemana que está tan caliente que no puede