¿Te has preguntado alguna vez por qué a las guarras rubias les gustan los negros mandingos? La respuesta es muy sencilla, y es que estos negros polludos tienen unas vergas enormes que llegan más