Quienes hemos ido alguna vez ha masaje, hemos tenido la fantasía de que esa chica que tan bien sabe mover sus manos deje nuestra espalda por un segundo, para encargarse de otras partes de