Todos hemos tenido fantasías sexuales con azafatas, subir a un avión y que te reciba una mujer con grandes pechos descubiertos y sonrisa blanca y dientes perfectos dispuesta ha tragarse todo lo que quieras