MacKenzee Pierce es una de esas zorras muy guarras que no solo le pone los cuernos a su marido cada vez que puede, sino que además gusta de grabarse en esos momentos para dejarle