A la latina Jessica Correa no hay nada que la haga más feliz que echarse al lado de la piscina a tomar sol, a menos claro que en medio de esa práctica se le