Lo que más gusta de las mujeres son sus curvas. Un pivón de más de noventa kilos con un culo gordo y cara de viciosa solo con movimientos sensuales y acariciándose lentamente los muslos