En las culturas asiáticas es sumamente común que las embarazadas sigan follando con sus esposos mientras el bebé se va gestando, pero en esta ocasión tenemos a una japonesa tan puta que ha quedado