A muchas tías les gustaría poder meterse un consolador por detras y poder llegar al climax por el culo. Este es un claro ejemplo de como disfruta el sexo femenino con la penetración anal.