Esta culturista, dueña de una increíble cola de zorra, se ha puesto en los últimos tiempos a conseguir tíos que vayan a entrenar con ella, pues disfruta mucho de obligarlos a que le coman