Carrie Cummings es una muchachita rubia bastante zorra que ha quedado con un amigo en jugar una partida de billar, pero en mitad de la misma comprende que su único interés esa noche es