Fue por una casualidad descubrir mi lado bisexual. Estando casado contraté los servicios de una puta, una tetona de melena larga con cara cachonda que me puso a cien en pocos minutos. Nos pusimos