Es una suerte tener a tu abuela viviendo en casa y que te demuestre cuanto te quiere sacándote la leche. A la vieja cachonda se le va un poco la cabeza y como quedó