Si de encontrar a algunas de las mujeres más zorras del mundo se trata, queda claro que algunas de ellas viven como una segunda juventud sexual cuando sus hijos han crecido, y eso es justo lo que le pasa a esta guarra madura que no quiere dejar pasar ninguna nueva polla ahora que se ha separado de su esposo. La muy puta seduce a uno de los mejores amigos de su hijo y se folla al afortunado tío sin importarle qué pueden decir los demás, pues al fin y al cabo ha disfrutado al máximo de semejante tranca joven y su leche.