A la señorita Lana Rhoades no le pidas que te haga una escena porno en la que no se incluya el sexo anal, no se lo pidas porque ella no te escuchará, y aunque no la hayas contratado para tal fin, es probable que en mitad del sexo ella termine ofreciendo su hermoso culo al actor que le toque.