Cuando pensamos en mujeres casadas infieles sabemos que en muchas ocasiones se cansan de las pollas de sus esposos y aprovechan para ser penetradas por otra tranca. En este video en especial nos encontramos con la guarra de Sandra Milka que ahora que su marido está de viaje se lo pasa en grande con la polla de este afortunado que poco a poco le deja comer su verga, y que luego la folla duramente en distintas posiciones hasta que ella se la vuelve a mamar para sacarle toda la leche con la boca.