Es difícil encontrar alguna postura o algún movimiento al que la asiática Kalina Ryu sea capaz de decir que “NO”, ella disfruta con el porno y por ese motivo ella acepta cualquier compromiso que se le ponga por delante, es realmente una auténtica viciosilla, por ese motivo sus escenas son tan dinámicas.