Una gorda de tetas grandes y sedienta de sexo, se ofrece para follar al primer desconocido que aparece por la calle. Esta gorda viciosa no duda en irse a casa con un chaval que se la follara muy a gusto. Le ofrece sus pechos inmensos en la ducha y deja que la llene de leche sin piedad.