Todos hemos tenido fantasías sexuales con azafatas, subir a un avión y que te reciba una mujer con grandes pechos descubiertos y sonrisa blanca y dientes perfectos dispuesta ha tragarse todo lo que quieras darle. Esta chica mala que se iba a trabajar de azafata, vio un lugar perfecto para sacarle la polla al piloto y darle unos lametones que nunca olvidará. Tan fuerte le estaba chupando que no puedo resistirse para arrancar todo los botones del uniforme y volverse loco con sus tetonas antes de follársela contra la pared.