Mucha gente piensa que no tiene consecuencias el tonteo y el excitar a un hombre si no vas a querer nada después. Esta asiática atractiva de tetas pequeñas, se la llevaba jugando una larga temporada con un joven, que ya harto de los tonteos de la chica cachonda, llegó a follársela como ella estaba deseando. Después de miradas insinuantes, roces y palabras calientes, la chica oriental le dice que no al joven y éste no lo aceptó. La amordazó, la desnudó y le dió todo el sexo que le llevaba pidiendo desde hacía semanas.