Entre las mejores escenas de sexo interracial siempre encontramos algunas en las que podemos observar una jovencita amante de las pollas blancas con muchas ganas de probar por primera vez en su vida la tranca de un mandingo, y a la que sus amigas le contratan un negro bien polludo para que le muestre lo que es bueno. A Alice Green le ha pasado justamente eso, y primero que nada le come toda la tranca a este afortunado tío de color, para luego abrir sus ojos y sus piernas y permitirle que se la folle con dureza mientras ella disfruta a lo grande.