Abella Anderson es una de esas zorras muy guarras que a pesar de su corta edad se ha tirado una enorme cantidad de tíos y no piensa detenerse pues para ella la sensación de tener una tranca metida hasta el fondo del coño es sensacional, y sobre todo cuando se trata de alguna polla nueva que no conocía hasta ahora. Abella Anderson no duda en irse a la habitación de hotel de este afortunado tío y le permite que la folle en todas las posiciones que quiera, incluso un espectacular perrito, hasta que luego la mama para sacarle la leche de la verga al chaval.